desarrollar la creatividad en los niños

CÓMO DESARROLLAR LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS

CÓMO DESARROLLAR LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS

desarrollar la creatividad en los niños

Desarrollar la creatividad en los niños.

Cuando se habla de creatividad, se habla entre otras cosas de la capacidad de asumir riesgos.

La persona creadora apuesta y se embarca en desafíos de cierto riesgo minimizando el temor al fracaso y concediendo una mayor importancia y centrándose en las expectativas de éxito que, si se alcanza, le reportará un importante avance.
Un rasgo característico de la personalidad que Rogers (1959) ha destacado, es la apertura a la experiencia.

Los más creativos están siempre abiertos al mundo tanto exterior como interior; a conocerse a sí mismo, rastrear en su interior, buscan en el mundo, están siempre abiertos a la novedad, con las «antenas puestas» para recoger estímulos que puedan ser valiosos para lo que uno se trae entre manos, aunque aparentemente no guarden relación.
Guilford define en su teoría de 1950, cuales son los rasgos de las personas creativas.

RASGOS DE LAS PERSONAS CREATIVAS

  • Sensibilidad a los problemas. Parece que la gente creativa es especialmente sensible a la existencia de problemas. Esta cualidad se muestra de muchas formas; darse cuenta de la necesidad de cambio, de aplicar nuevos métodos, de los defectos y deficiencias de las cosas.
    Para Guilford la sensibilidad hacia los problemas capacita a las personas para percibir lo inusual y raro y esta disposición les ofrece numerosos problemas para resolver.
  • Fluidez de pensamiento. La limitación temporal en los test que miden fluidez permite establecer con claridad las diferencias individuales en cuanto a la cantidad de ideas que cada persona es capaz de producir
    espontáneamente sobre un contenido de información dado. En un principio la fluidez de pensamiento se consideró como un factor heterogéneo, más tarde se diferenció factorialmente en cuatro clases de fluidez: verbal,asociativa, de expresión e ideativa.
  • La originalidad es el concepto más asociado a la creatividad
  • Flexibilidad de pensamiento para abandonar antiguos caminos para resolver problemas y dirigirse por nuevas direcciones.

Uno de los factores que pueden impedir el desarrollo de la creatividad es el temor al fracaso, evitamos correr riesgos y en ese sentido se pierde la posibilidad de conseguir algo creativo. Por eso es tan importante saber cómo desarrollar la creatividad en los niños para que esto sea un beneficio y no un problema para ellos en el futuro.

Gúel (2000), afirma que el temor al fracaso que es un obstáculo para la creatividad viene de varias fuentes que
pueden ser psicológicas, personales. ¿Somos auto-exigentes? ¿Tenemos una autoimagen negativa?
Otros factores  pueden ser culturales, lo que conlleva a la tendencia a la rutina, a responder con ideas preconcebidas al conformismo, a la indecisión, al estilo de aprendizaje repetitivo, la imitación y reproducción de modelos y normas preestablecidas.

Pero, ¿Se puede entrenar la creatividad? La respuesta es Sí

Para (Csikszentmihalyi, 1996) en primer lugar; esto puede conseguirse cultivando la curiosidad y el interés. Hay que cuestionar la obvio con la intención de añadir otras posibles explicaciones y nuevas soluciones.

En segundo lugar ampliando la capacidad de discriminación perceptiva.  Por ejemplo: un catador de vino es capaz de percibir diferencias y matices ante una copa de vino y esto es algo aprendido que requiere interés, esfuerzo y tiempo.

En tercer lugar ejercitando la capacidad del pensamiento lateral. Edward de Bono acuñó el concepto de pensamiento vertical; el que se utiliza para resolver los problemas utilizando el método lógico y rígido; siguiendo
las pautas convencionales. También acuñó el concepto de pensamiento lateral (Edward de Bono 1967) que es el que permite llegar a la solución desde otro ángulo, explorando todas las posibilidades posibles. No siguen
una dirección lógica como ocurre con el pensamiento vertical. Con la elaboración de nuevos pensamientos se puede ver la realidad desde otros ángulos diferentes y cambiar las ideas aprendidas.

Algunos estudios muestran que los sujetos que tienen un autoconcepto positivo de sí mismos, presentan una personalidad más creativa.
Por otro lado las personas más creativas tienen un rasgo muy característicos que es la autoconfianza.
En relación con la percepción parental sobre la personalidad creadora del niño y su efecto en el desempeño creativo, se encontró en uno de los estudios realizados que los niños puntúan mejor en tareas creativas cuando
sus padres los valoran como personas creativas e innovadoras.
El libro de Jane Pirto (2004), especifica algunas sugerencias para padres que pueden ayudarles a estimular el desarrollo del pensamiento creativo.

CÓMO DESARROLLAR LA CREATIVIDAD EN LOS NIÑOS

1. Facilitar un lugar o espacio donde el niño pueda desarrollar su trabajo creativo: dibujar, escribir, leer o pensar. El pensamiento creativo exige ciertos momentos de privacidad y soledad. Es conveniente que el niño tenga en su hogar algún lugar propio donde pueda realizar sus “experimentos” y jugar con el atractivo del “misterio” y del “secreto” que parecen ser tan importantes para el desarrollo de su imaginación.

2. Proporcionar materiales estimulantes y estímulos variados. Es importante que el niño disponga en casa de variedad de estímulos y materiales que le permitan desarrollar su creatividad: instrumentos musicales, cuadernos de dibujo, material para recortar, pintar, moldear, etc. Estos materiales no tienen por qué suponer un gran coste económico; por el contrario, debemos desarrollar en el niño la capacidad de divertirse y crear a partir de materiales de uso cotidiano.

3. Elogiar y valorar sus trabajos creativos y sobre todo evitar comentarios sarcásticos, ridiculizarles o burlarse de sus originalidades o extravagancias. De esta forma se le demuestra que es su trabajo es valorado y respetado.

4. Ser un buen modelo, un adulto creativo. Los padres deben mostrar a su hijos cuáles son sus aficiones, cómo dedican algún tiempo a escribir, dibujar, programar una página web, etc.

5. Crear en la escuela y en la familia un clima creativo. Es importante que en el hogar haya buenos libros, que los niños se acostumbren a visitar con frecuencia las bibliotecas, los museos, que acudan a alguna representación teatral, etc. de ésta forma se crea una atmósfera creativa.

6. Procurar proporcionarle oportunidades para desarrollar sus talentos.
Cuando un niño tiene talento musical, artístico, literario o científico, no siempre podrá obtener en el colegio el estímulo y la práctica suficiente para desarrollarlo. A menudo habrá que hacer el esfuerzo de proporcionarle clases especiales. Los ayuntamientos a menudo disponen de becas o ayudas para este tipo de alumnos.

7. Ser creativo implica esfuerzo: la disciplina y la práctica son importantes. El talento es importante, pero no basta. La creatividad es casi siempre el resultado del esfuerzo y del trabajo duro. La disciplina y la práctica resultan fundamentales. Padres y profesores deben exigir al alumno o hijo talentoso, apoyarle en los momentos de desánimo, ayudarle a buscar los estímulos que necesite, pero sin forzarle ni exigir resultados a corto plazo.

8. No pretender la realización personal a través del hijo. Algunos padres se identifican hasta tal punto con el niño creativo que de alguna forma pretenden que este llegue a ser lo que ellos no pudieron. Es importante animar y estimular, pero evitando polarizar la relación con el chico o la chica únicamente en su talento creativo y respetando su ritmo y sus inclinaciones personales.

9. Ser tolerante con sus “rarezas” o excentricidades. Los niños y adolescentes creativos son a menudo poco convencionales y en ocasiones pueden ser vistos por los demás como raros o excéntricos. A menudo son niños rebeldes, poco conformistas y en ocasiones pueden no ser muy sociables. Es importante respetar su personalidad y ser tolerantes con sus excentricidades. Si la presión por ser como los demás es excesiva es posible
que la potencialidad creativa se pierda.

10. Cultivar el sentido del humor y procurarle entrenamiento creativo.
Aunque convivir con un niño muy creativo en ocasiones puede resultar difícil, debemos aprender a disfrutar con ellos. Utilizar el sentido del humor, evitar el sarcasmo y los comentarios y el humor negativos y procurar que reciban entrenamiento en creatividad.

Por María Fernanda Silvente, psicóloga y presidenta de ANAC

Bibliografía:
Romo Santos, M. (1998). Tendencias Pedagógicas, pag. 251-259
Romo Santos, M. Treinta y cinco años del pensamiento divergente: Teoría de
la creatividad de Guilford.
Muñoz Sierra, LM (2013) Powerpoint y el desarrollo del pensamiento lateral
del estudiante, pág 273
Revista núm. 362 (2015). Soñando el futuro. Educación 2020. Revista P y M.
Pág.52
Krumm, Gabriela; Vargas Rubilar, Jael; Lemos, Viviana; Oros, Laura (2015) .
Percepción de la creatividad en niños, padres y pares: efectos en la
producción creativa. Pensamiento Psicológico, vol. 13, núm. 2 , pp. 21-3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 100 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Ir arriba