dolor arnold-chiari

EL DOLOR EN LA MALFORMACIÓN DE ARNOLD CHIARI

dolor arnold-chiari

 

EL DOLOR EN LA MALFORMACIÓN DE ARNOLD CHIARI

Uno de los síntomas más comunes a los afectados por la Malformación de Arnold Chiari son los dolores de cuello y cabeza, convirtiéndose en ocasiones en crónicos e incapacitantes.

La Asociación Internacional para el Estudio del Dolor (IASP) ha definido al dolor como “una experiencia sensorial y emocional desagradable asociada con el daño tisular actual o potencial, o descrito en términos de dicho daño” .

En primer término para paliar el dolor, se utiliza el tratamiento farmacológico/analgésico para tratar de controlar la sintomatología y poder proporcionar la máxima calidad de vida a los pacientes.

Por otro lado desde un punto de vista psicológico, se supone que “los desórdenes de dolor crónicos” son causados por procesos somáticos (patología física) ó por niveles de tensión significativos, como una reacción fisiológica al estrés en forma de tensión muscular, hiperactividad vegetativa y un aumento de la sensibilidad de los receptores de dolor.

A medida que esos desórdenes progresan hacen que los factores originales detonantes se vuelvan menos importantes, mientras los mecanismos de cronificación psicológicos ganan predominio.

Diferentes investigaciones postulan porque no solo hay un centro de dolor asociado con el dolor, aunque sí una matriz neuronal compuesta de todas las áreas que son activadas por la información sensorial, afectiva y cognoscitiva, en particular la corteza sensorial primaria, la ínsula, el giro cingulado, el periacueductal gris y el área cortical frontal.

Los pacientes con dolor crónico a menudo se sienten incapaces de hacer algo sobre su dolor por ellos mismos.

Debido al fracaso de muchas terapias, ellos se han hecho pasivos y se sienten desesperados, deprimidos, con ansiedad y en continua tensión.

Por ello, algunos de los objetivos principales de las terapias de dolor psicológicas son disminuir en el paciente el sentimiento de impotencia, reducir el comportamiento pasivo, estableciendo unas formas más activas de comportamiento.

Se comienza marcando unos objetivos que el paciente quiere conseguir y que deben ser realistas y positivos.

Las técnicas psicológicas más básicas para el tratar el dolor, intentan que se rompa el circulo viciosa dolor-tensión-dolor. Cuando se produce tensión muscular los músculos del cuello se contraen y tiende a aumentar el dolor.

Para eliminar la tensión, se utilizan técnicas de relajación; como la relajación autógena, relajación muscular progresiva, visualización, respiración profunda, masajes, meditación, yoga, biorretroalimentación, hidroterapia, musicoterapia, aromaterapia……entre otras y, sobre todo, evitando o disminuyendo los factores que provocan esa tensión.

Cualquiera de estas técnicas requieren de cierto tiempo y práctica para obtener buenos resultados. También se utilizan además técnicas cognitivo-conductuales (TCC) y conductual operante (TCO).

Hoy en día se utilizan diferentes cuestionarios/instrumentos para valoración del dolor como el Cuestionario de Dolor (CDE), Cuestionario de afrontamiento ante el dolor crónico (CAD) o el Test de Lattinen que es muy utilizado en las unidades de dolor.

Son los facultativos de atención primaria quienes en primera instancia atienden, diagnostican y tratan enfermedades que causa el dolor, pero todavía hay que aunar esfuerzos en conseguir que las enfermedades que derivan en dolores crónicos puedan ser atendidas desde un ámbito íntegro y multidisciplinar con profesionales de la salud expertos en esta materia.

Estas unidades especiales estarían formadas por médicos, fisioterapeutas, psicólogos, enfermeros. Muchos pacientes con procesos crónicos se convierten en expertos de su propia enfermedad. Otros se unen a asociaciones para poder aprender juntos, apoyarse mutuamente y compartir experiencias personales que a su vez comparten con los profesionales sanitarios.

Estas asociaciones generalmente ofrecen apoyo, comparten información y enseñan métodos de afrontamiento para el dolor con otras personas con patologías similares.

Recuerda que en ANAC tenemos psicólogos gratuitos para ayudarte.

Bibliografía:
Revista Sociedad Española del Dolor 2018; 25(4): 228-236. Valoración del dolor. Revisión comparativa
de escalas y cuestionarios.
Asociación Internacional para el Estudio de Dolor 2010. Guía para el manejo del Dolor en condiciones
de bajos recursos
Documento de consenso. La atención al paciente con dolor crónico no oncológico en atención primaria.

3 comentarios en “EL DOLOR EN LA MALFORMACIÓN DE ARNOLD CHIARI”

  1. Maribel ferrer godina

    Hola yo tengo 8 años que me detectaron Arnold chairi en tipo 1 lo cual no aguanto el dolor hasta de pelo y todo el cuerpo me da vértigo muy fuerte hasta de modo de no poder moverme y vomito y no paro de llorar x que no puedo ni pararme para irme al baño solo me inyectan difinidol y Diclofenaco o ketorolaco y a causa de varios medicamentos tomados me ha dando varias enfermedades tiroides diabetes precion alta paralis en mi cara dolores de columna

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El tamaño máximo de subida de archivos: 100 MB. Puedes subir: imagen, audio, vídeo, documento, hoja de cálculo, interactivo, texto, archivo, código, otra. Los enlaces a YouTube, Facebook, Twitter y otros servicios insertados en el texto del comentario se incrustarán automáticamente. Suelta el archivo aquí

Ir arriba